19 de febrero de 2010

SE VEIA VENIR

Lo que no se puede permitir es dejar que todo suceda, no impedir lo que se ve que va a suceder para luego expulsar a alguien cuando tú has sido cómplice y has avivado y permitido que suceda. Primero nos privas a los espectadores de ver lo que sucede, y yo me pregunto, para qué?. Para luego jugar tú con las imágenes y hacer lo que quieras con ellas? Porqué nos invitais a votar sobre algo sobre lo que no somos partícipes?. A que clase de televisión o de reality nos estais llevando?. La realidad, pseudorealidad o como se le quiera llamar es en verdad lo que sucede en ese momento, y no cinco dias después. Los resúmenes son eso, pero no de cuatro dias atrás, sino del mismo día, o la noche anterior.Que es esto? Porqué se juega con la audiencia manejándola como se quiere y luego culpabilizarla si el programa tiene mayor o menos aceptación para poner o quitar?. Señores, si están hartos, terminenla ya hoy, para que esperar más?.

Si la organización permite que las cosas suceden como suceden es por algo, lo que no puedes hacer después es castigar a quien ha realizado ese algo. Es como invitarlos a hacer algo para luego castigarlos. Dadme videos, muchos videos, cuánto más fuertes mejor, y ahora que ya los tengo, adios y muchas gracias, ha sido un placer. Se puede tolerar semejante despropòsito y tomadura de pelo, o acaso está el programa en manos de unos perfectos irresponsables y principiantes?. Pero la culpa no es de ellos, es de quien se lo permitimos y le seguimos el juego, sin ninguna duda.

Si creas precedentes como los que has creado éste año, luego te tienes que atener a las consecuencias, y lo último que se debería hacer es culpabilizar a los concursantes, sean quienes sean, del despropósito y la ineptitud de los demás. Ni Bea ni Melania tienen la culpa de cosas que suceden en la realidad, su utilización, tergiversación, enjuiciamiento, manipulación, condicionamiento y uso de esa misma realidad no compete a esas personas que viven la realidad, sino a quien tiene la potestad de hacer de ella lo que les de la gana. Si expulsas a Gustavo pero no expulsas a Siscu, si expulsas a Ana pero no a Pilarita, si lo haces con Arturo pero no con Indhira, estás creando precedentes que van a ser difícil de explicar.



Sería absurdo ahora cargar todas las iras contra Melania o contra Bea, que lo único que están haciendo es comportarse tal y como son, sí, como son, y aunque suene a raro, esa es la primera condición que le exigimos y exigen desde el primer momento que se ponen delante de unas cámaras, que sean ellos. Luego vendrán los fuegos artificiales y colorines del reencuentro, limar asperezas, llevarse bien, la conviencia y todas esas parafernalias. Pero el principal motivo por el que han metido allí dentro a Melania y a Bea, es porque de ellas podriamos esperar cualquier cosa y entre ellas la que ha sucedido.

Lo hubiesen tenido muy fácil, si hubiesen metido a Javitos, Enekos, Orlandos y cuántas Raqueles López hubiesen preferido, pero no, fueron a buscar a Melanias, Beas, Amores, Chikis, Nickis, Inmas, etc. etc. para carnaza y sucesos como el que ha sucedido. Y ahora nos rasgamos las vestiduras y nos echamos las manos a la cabeza?. Ahora las convertimos a ellas en malas?. Por favor. En todo caso, déjennos a nosotros decidir quien ha actuado mejor o peor, a quien queremos dentro y a quien no. Pero un concurso con guardia cuando se trata de todo un reality ha de saber llevarse desde un principio, dejar las normas claras, las bases del concurso deberían de ser cristalinas para todo el que entra y para los que valoramos el concurso, y luego no tener la necesidad de aplicar unas normas que no existen al libre albedrío de quien le apetezca, convirtiendo a los verdaderos protagonistas en buenos y malos según nos convenga. Porque parece que éste año el reality ha pasado a ser la antesala del juicio final con San Pedro en la mesa, diciéndole a cada uno porqué puerta debe entrar si por la del cielo o la del infierno. Vamos hombre.

Me parece totalmente injusto culpabilizar a Bea por lo que pasó anoche de la misma manera que me parece totalmente desproporcionado culpabilizar a Melania. Todo se podía hacer evitado si no fuésemos tan egoistas y estar tan ávidos de la carnaza que ambas nos proporcionaron anoche. Y ahora que me vengan desde arriba con la moralina de que hay cosas que no se pueden permitir ni tolerar y de que no están dispuestos a consentirlo. Perdón? Tú lo permitiste, las estrujaste hasta el infinito sin mover un dedo, tumbado delante de tus cámaras cual Arturo cualquiera dejando que se clavaran las uñas, para después decirles, niñas que malas habeis sido. Manda tela semejante hipocresía, y para más inri, incluso de atreven después a diagnosticar quien gana y quien pierde el combate, y ahora vamos nosotros y le aplaudimos y todo.



Yo en ésta edición no estoy viendo a una Melania diferente a la que ví en su anterior edición, estoy observando a la misma Melania de siempre, no entiendo muy bien leer ciertas cosas cuando su comportamiento está siendo exactamente igual que cuando la conocimos, pero me llama la atención que ante igual comportamiento, quien antes la ensalzaban, la vitoreaban, le escribian cartas de casi amor, le escribian himnos, canciones, poesías etc. ahora la traten como una perfecta apestada de la vida. Nunca me gustó en su edición Melania y nunca llegué a entender semejante favoritismo, de la misma manera que no concibo ahora éste desprecio y esta persecución, o nuestra hipocresía está haciendo bastante mella a medida que pasa el tiempo o nuestra ceguera durante éste año ha sido total y tal vez la brillante luz dañina de algún concursante de ésta edición o la anterior nos ha hecho perder demasiada perspectiva. Debe de haber aparecido en mi de nuevo el síndrome Tatiana y debo estar empatizando de nuevo con los malos.

Tampoco estoy viendo tan diferente a Bea en ésta edición de la que conocí en su día, si acaso ambas más maduras, pero no en las formas. La sobreactuación que se le aparece por momentos solo es fruto del marketing con que hemos disfrazado toda ésta edición, pero sigo viendo la misma de antes, y todos sabíamos quien era la legionaria que entraba a la casa, incluso antes de entrar y todos deseábamos verla dentro, al igual que a Melania. Por eso no comprendo nada, y menos que se la expulse por ser ella misma. Lo de los chantajes habidos en ésta edición solo es culpable la organización por no aplicar el mismo rasero en todos los concursantes, lo del miedo al ridículo es otra cosa y lo del ridículo confirmado otra bien distinta, pero ya lo veíamos avisando desde la edición normal. Pero es muy fácil ahora decir “esto se va a acabar pronto”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.