22 de enero de 2011

UN AMOR DE VERANO, EN PLENO INVIERNO




     Para quien no los haya vivido, son aquellos que te parten el corazón. Muy intensos por condensar todo en algo que jamás terminas de comprender del todo. Se pierde la noción del tiempo, te aislas en tu mundo y solo quieres vivirlo. Te sabes de paso y por eso lo priorizas ante todo y ante todos. Nunca piensas que se va a terminar, no quieres pensarlo, pero lo sabes. “Son los más bonitos,” si. Pero a veces pierdes también la noción de la realidad y te sumerges en una nube de verano, te acomodas y te dejas llevar mientras dure. La brisa te empuja favorable cada dia, cada hora y cada minuto. Es intenso, muy intenso, tal vez demasiado intenso. Pero lo peor es la sensación que tienes cuando termina. Es drástico. Imparable. Terrible. Es una de las sensaciones más duras que jamás se puedan vivir.

Pasas de un estadio a otro en cuestión de minutos, de la noche al dia, del cielo al infierno. De sentirte feliz a encontrarte solo. Es la sensación de que te falta algo que aún parece que tienes agarrado de las manos, pero ya no lo tienes. Y durante unos dias andas perdido, triste, huérfano. Hasta que de nuevo la rutina con las hojas de otoño que caen de los árboles te hacen despertar, y aceptarlo. Son mundos distintos que a veces se unen por un tiempo para luego cada uno seguir su camino. Pero ese tiempo es maravilloso... precioso.... el que más. Lo bebes y lo vives como si fuese lo último que haces en la vida. Quizás por inesperado te haga más feliz, el ver como algo te saca de lo conocido para sumergirte en algo totalmente desconocido te haga más feliz. Te rindes. No puedes evitarlo ni quieres, nunca.

Marcelo lo tituló en su carta así. Un amor de verano en pleno invierno. Como sacada del “camino de los ingleses” se saltó la principal regla: hablar de ello... pensar en ello. Traicionar un sueño es lo peor que cualquier persona te pudiese hacer porque te desgarra el corazón. Te sume en una amargura ciega de impotencia aunque sepas que es verdad. Y te consume el dolor pensando en que eso tan bonito se pudiese, se tuviese que terminar.

Mientras tanto, se aprovecha cada segundo. Se vive a mil por hora como si te faltase el tiempo o lo sintieras inevitable. Lo buscas, buscas ese tiempo porque sabes que será la clave. Se te escapa de las manos porque sabes que se te escapará de las manos. El reloj no existe, solo te aferras a cada segundo para saborearlo intensamente. Lo multiplicas todo por diez y la velocidad a veces se te hace tan insostenible que casi ni puedes pararla. Ni quieres.

El mundo, tu mundo se te vuelve completamente de al revés. Y aquello que siempre te pareció imposible ya no lo es. Es la magia del verano, que ni sabes como ni porqué... solo sucede. Y te dejas morir en sus brazos mientras puedas, agarrándola bien fuerte como si de una fantasía que no terminas de creer se tratara... o se te escapara.

Es un bonito sueño, si, pero de triste final. Laura y Marcelo lo estan viviendo así con el hándicap que supone haberle puesto título a su historia, y es bonito y emocionante... pero terriblemente cierto. Intentan cumplir con las reglas de oro de ser amores imposibles para desnudarse ante su realidad cada dos por tres. Se buscan y se quieren, se echan de menos y se extrañan con la misma facilidad que se odian, o tal vez no se odien, sino que odian el sueño en que se hayan metidos, una historia de amor con fecha de caducidad, y eso, para dos personas que se aman, es terrible.

Mientras tanto, cumplen con otra regla de oro implacable en estos casos, desafiar al tiempo intentando hacerlo desaparecer de sus vidas. Simplemente vivir. El final siempre podrá esperar.

12 comentarios:

balzac dijo...

Traigo este comentario aqui, porque se ha colgado al mismo tiempo que la entrada. Aunque no tenga que ver con el tema, me parece interesante.


Beliserio Metroncho dijo...

Las nominaciones de los jueves actúan como huracán que hace volar las caretas y des-vela las verdaderas relaciones de los habitantes de la casa.

Durante los días intermedios cada uno allí simula el papel que cree más le conviene para sus propios intereses, para eso nos sirve el adiestramiento social de los educados papeles. (Educación: el fingi-miento en el trato para conseguir de los demás lo que nos hemos propuesto) .

Por lo visto en el resumen de ayer, después de la gala, visto el resultado: el fracaso de todos los esfuerzos, en el grupo de los Caimanes, la fingida alegría se tornó en amargo desencanto. Ese próximo futuro, de un horizonte tan negro, con la inexorable posibilidad de irse uno a uno, hacia Barranquilla: despeñando hacia la salida sus tan bienintencionados y honestos miembros.

Desde la salida de Jhota cundió inicialmente, entre ellos, el pánico y se agarraron , iluso-ria-mente, a ese único clavo ardiendo, apostando, de forma interesada, por ese tan falso: “ahora a partir de cero” repitiendo de mántrica manera: “ahora que han entrado Yago y Rubén, como nuevos, con energías diferentes…”.

Esperando que aquellos hubieran olvidado, de verdad, que ellos habían sido los artífices de su salida con sus correspondientes jolgoriosas celebraciones.

A estas alturas demasiada ingenuidad para creerla.

Así, ayer se mostraban dolidos al comprobar que tanto Yago como Rubén se habían posicionado con el otro grupo en las nominaciones. Y que todo el “juego buenrollista” desplegado por ellos, esta semana , para la captación de los “independientes” , no había tenido el mínimo éxito.


Y cuando uno está dolido, mejor callarse y sufrir así en silencio, que tratar de buscar verbalmente injusticias o culpables , porque corre el riesgo de hacer el más espantoso de los ridículos, declamando paridas carentes de toda lógica y quedando, aún encima, como un retrasado mental.

Porque los cargos de los que acusaban ayer la banda de los Caimanes-resentidos, a los otros eran de risa:

El Damasito el más infantil:

“Yo no les he hecho nada y me nominan”
“Y yo que no quería nominar a Marta (le dio 2 puntos) y va ella y me nomina”.

Y Lydia aterrada, cuando se enteró que va a salir nominada la próxima semana, a ver si la mala elección de equipo la va a dejar sin la pasta. Decía albergar la esperanza de “la justa compensación” y al final, el premio, sea para uno de ellos (“pa mi” – concretamente) pensaba la incheibol girl, mesándose las extensiones.

Y mucha invocación de ese grupo a la Justicia Universal o Divina e intentos de despertar a la Ciega Audiencia que parece no pispiarse de sus tan intensos sufrimientos victimas de sus enemigos, el tal desalmado bando que les canta públicamente las cuarenta, les engaña y les nomina con ánimo de que sean expulsados.

¡ Pobriiiños !

22 de enero de 2011 13:03

balzac dijo...

..... Y el otro


Beliserio Metroncho dijo...

Y no me gusta nada este resultado nominatorio, este tipo de engañoso triunfo, en el que están nominados integrantes de un solo grupo.

Me resulta una mejor victoria cuando hay nominados de los dos bandos: se les da a los oponentes una mayor esperanza, la sorpresa es mayor y la derrota es más clara.

Además, en este tipo de situación, el grupo temporalmente inmune, en lo de la estimación popular, sufre un mayor desgaste: se cae en las poses triunfalistas, en el posible desprecio del humillado contrario y se exponen a que, cuando se abra su veda, se vaya a por ellos a saco.

El Rubén que había entrado con el plan de hacer el papel de “bueno” y no posicionarse, al final, le ha visto a la alianza sus ventajas (inmunidad la próxima semana).
Pero veo, con satisfacción, que los dos grupos lo van calando y, tan pronto se abra la veda será un seguro nomi(ve)nado. Y espero que expulsado y así vaya a ayudar a la Rubi-teñía,( Maki-navaja, con la pintada careta, que porta dos bolsas de silicona en los pectorales) con lo de los montajes.

Él continúa en su empeño pero… ¿hay algo menos gracioso que el Rubén en ese papelón de quererse hacer el simpático?.

¡Hay que ver que poderoso poder de transformación tiene los votos!.

¡Cómo cambia la apreciación de los demás el que nos nominen!

El giro total de nuestra visión mental (nuestra percepción) que produce la ira.

Ahora resultan del todo insoportables los que hace tan solo unas horas eran nuestros alegres compañeros de juegos y a los que decíamos apreciar tanto.

Y los nominados comienzan a ponerse las vendas (alguno parece ya Tutankamón) . “No te preocupes que voy a salir yo seguro. Es que ya no quiero estar aquí con gente tan desalmada”.

Y lo malo es que es una campaña muy efectiva, ¡con lo que le gusta a la audiencia dar sorpresas, o contrariar sueños!

22 de enero de 2011 13:05

greba dijo...

El ritmo de la canción marca los pasos. Mas de tres meses duran los ensayos. Los cuerpos de los danzantes se acoplan al son de las notas. Las música invariablemente suena, mientras el ritmo se ensambla como eslabones de una cadena. Los cuerpos se trenzan,

Repetición tras repetición, siempre con la misma cadencia se reproducen los errores.
Los pies entregados, piden permiso para continuar bailando. Los pisotones, aunque imprescindibles, quitan la magia al momento, llenando el espacio de estridencias difíciles de disimular.

Recuerdo los primeros días, cuando la música sonaba inédita, cuando los pies no sabían la posición exacta y la intuición, movía los hilos de la emoción.

Ahora los danzantes conocen el clímax. Sus cuerpos fueron descubriendo desde las primeras notas, las sensaciones de armonía, acoplados en el calor de un verano incandescente, con notas frías que inundan el futuro, en papel de tinta negra que el regaló.

Las zapatillas de baile, cuelgan de un árbol desnudo, mientras los danzantes descalzos, siguen el ritmo del crujir de las hojas secas.
Los pies fríos, son trágico augurio de la venganza del mañana. Solo uno de los bailarines conserva el color en sus mejillas. Mientras ríos salados corren sin rumbo por la pendiente del miedo, el mar desbocado, envidioso, lanza la espuma de sus olas, salpicando de salitre los lazos deshilachados de unas inservibles zapatillas, que bailan al viento,con el corazón helado.

Laura sigue danzando sola, descalza, tan hermosa como el primer día. Los timbales de fondo, repiten las notas. En el lago helado, la visión de unos cisnes de madera que el otoño esculpió, inundan sus ojos.

Un solo de clarinete la despereza. El sol impertinente enjuga sus lagrimas. Mientras las flautas y el arpa deshielan su memoria.

Anónimo dijo...

Estoy leyendo todas tus entradas en los momentos que te dirijijes a laura...gracias por escribir lo que todo el mundo sentimos..y quizas no sabriamos expresarlo tan bien como tu..me alegra saber que hay gente que de verdad sabe como es laura..

sigue escribiendo asi de bien de ella,no nos ha decepcionado nunca ni creo que lo haga

un saludo!
pd;laura es lo que se lleba!;)

F dijo...

He leido tus palabras muy despacio, con mucha atención. Me has emocionado. Me has hecho soltar alguna lágrima. Hoy me habia levantado triste, y al leerte he pensado que quizás no estaria tan "sola" como me imaginaba. Solo puedo decirte, gracias.

Lu dijo...

Greba sin tu permiso copie tu comentario en gato, porque me puso los pelos como escarpias. Intente poner enlace y blog de balzac y no paso el filtro de spam, por eso tuve que citar todo el texto jejeeje.

Gracias a ambos por expresar lo que otros no sabemos hacer de forma tan literaria.

Anónimo dijo...

F...... a mí me ha pasado lo mismo. Quizás no esté tan sola como me imaginaba. ;-)

balzac dijo...

Laura sigue danzando sola, descalza, tan hermosa como el primer día. Los timbales de fondo, repiten las notas. En el lago helado, la visión de unos cisnes de madera que el otoño esculpió, inundan sus ojos.

Un solo de clarinete la despereza. El sol impertinente enjuga sus lagrimas. Mientras las flautas y el arpa deshielan su memoria.


Greba, sencillamente genial. Creo que me has dado el título para la entrada de mañana. Ella baila sola.

A los anónimos, creo que el amor de verano en pleno invierno solo es una metáfora pasajera producto quizás de algunos errores que a veces cometemos los humanos, en este caso en un espacio corto de tiempo. Lo que queda es lo que no se ve, lo que no se puede transmitir, ni expresar pero se intuye. No nos podemos guiar por lo de fuera sino lo que emana desde dentro, y en este caso, lo de dentro es mucho más grande que lo que a simple vista se nos presenta. A veces nos guiamos por lo que vemos, y eso a veces es rechazable para nuestros ojos, pero ella a mi me ha ganado por lo que no se ve. Si estuviese enfrente de ella, le diria: yo si que te conozco, tú tampoco cambies nunca.

Anónimo dijo...

Es "fascinante" ver como se puede sacar poesia,"literatura" y hasta petróleo de los concursantes de un reality show, al que acuden por dinero o fama. El efecto B.Esteban planea sobre Laura, solo que esta es más joven y más guapa, parece que tiene diecisiete años y actúa como tal, pero peina VEINTISIETE años y se ha enamorado OOOOHHHHH ¡qué bonito es el amorrrrrr! no sé si componer una oda a la heroína o peerme, la verdad.
Perdonen esta intromisión en sus sublimes emociones de pieles de gallina, pelos como escarpias y lagrimas corriendo silenciosas por las mejillas, entre Madame Bovary, Lady Chatterley o amo a Laura……. No sabría por cual decidirme, no.

Anónimo dijo...

No estaría mal que llegara a crearse un “concurso literario GH, La pluma de luxe" o algo parecido, candidatos con solera y noveles no faltan, hay mucha afición y sensibilidad a las letras en lo tocante al Show, si el ganador se dirimiese entre los blogueros más destacados de los blogs temáticos, en conocimiento humano del culebrón poético sentimental y hostias por debilidades humanas varias perpetradas sin ton ni son, el partir de crisma entre unos y otros daría mas emoción si cabe al conjunto ¿no creen? Ya no les digo nada si el premio fuera la mitad de lo que ganan dentro, ríanse ustedes de La Divina Comedia, del infierno al cielo directamente, sin purgatorio ni anestesia !OH my god ¡

Calima dijo...

Buenas noches, dependiendo, uno-a se puede emocionar con trabajos bien hechos como ET, Memorias de áfrica o Titanic por ejemplo, a mi me impone El Club de la Lucha, para gustos colores,¿ pero llegar a estos extremos de sublimación por una concursante que se expone por trescientos mil €? ah noooo, ella ya no piensa en eso porque está enamorada o encoñada y solo le importa el quetepees. Ya les puede emanar su esencia interior Chanel Nª5, yaaaa, porque lo que sale de su boca de niña caprichosa, malcriada y ceporra huele bastante mal, los demás no son mejores, ahí de miserias van todos bien servidos porque las clases de historia del universitario quetepees tienen delito, otro ceporro sin sustancia.

Anónimo dijo...

Precioso!!!!!, Balzac,es muy bonito lo que dices de Laura. Tmbien es una maravilla poder leer la entrada del amor de verano en pleno invierno. Ójala todo el mundo pudiera sentirlo alguna vez tal y como tú lo describes, y algunos lo recordamos. Creo que todos sabemos que esto es un concurso y, como tal, tiene su parte real y su parte no tan real, pero yo, que cuando me siento a ver la tv, lo que quiero es divertirme y emocionarme, reconozco que me encantaría ver que la historia de Laura y Marcelo terminase con un final feliz. Se lo merecen por lo que nos han hecho sentir a los que en algún momento les hemos creido enamorados. Se lo merecen por ser capaces de traspasar una pantalla y hacernos creer que nunca hay que dar todo por perdido. Y se lo merecen, porque a todos nos gustaría creer que esos amores de verano, a veces, no terminan con llegada del invierno.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.