6 de enero de 2011

LA EMBARAZADA

     Se revolucionó internet con el posible embarazo de Laura. Avidos de noticias no tardó la marabunta en hacer mover sus hilos llegando desde todos los puntos en su defensa o contraatacándole como era de esperar. Sin duda es la estrella, se dude de ella o no, guste o no. Rios de tinta vierten sobre su figura para machacarla y odiarla o para quererla. Tanto detractores como simpatizantes la estan aupando hasta lo más alto a cada minuto. Podremos idealizar la entrada de un nuevo Yago que le haga sombra, soñar con una nueva Chari sin Rubén que nos motive, un guiño gambito, pero la realidad es otra.

Ahora todo gira en torno a ella, dentro y fuera, es el referente de esta edición, por activa o por pasiva. Lo demás son fuegos artificiales alrededor de Jhota y Terry. Dos personajes dignos de estudio que según dicen representan a un nuevo tipo de juventud española donde la comunicación se establece a base de gritos y perdones, ralladuras y consejos.

Laura es diferente, Marcelo es diferente. Lo asocian como parejita estableciendo el enésimo error. Su relación es una consecuencia más de la vida en directo y todo lo que emana de ella que hasta llega a cansar según dicen los entendidos por repetitivo y previsible es pura magia en esta edición que nos ocupa. Saltarán los diccionarios por los aires para adherirle calificativos malsonantes pero la gente les quiere con locura, se ven reflejados en esa otra juventud española que destila dudas existenciales sobre lo que es vivir y disfrutar de alguien que te gusta.

Quizás las broncas entre Jhota y Terry se arreglarian de un plumazo si compitieran en edredoning con ellos, dicen que es por la falta de tabaco que les hace irascibles pero yo pienso que es falta de amor. Eso les hace tristes. Terry odia a Patricia porque Jhota se siente cómodo con ella, que detalle más insignificante que nos permita cada dia tener que relatar una bronca por cualquier cosa.

Laura no está embarazada. Su embarazo es psicológico diez de diez. Lo que pasa por la mente de esa niña es digno del mejor diván de Freud, la relación entre Chari y Rubén se queda en amateur principiante ante lo que le sucede a ella y Marcelo. Quizás no lo queramos ver, queramos mirar hacia otro lado, nos guiemos demasiado en su vocabulario de parque o en sus ralladuras adolescentes, eso nos pone nerviosos a los que aprendimos otra forma de relacionarnos o de convivir en pareja, pero eso no nos exhime de ignorancia sobre lo que sucede por sus mentes.

Vivimos de datos, de lo que vemos, pero no de lo que nos ofrecen, nos quedamos en una superficie coloreada en consonancia a sus comportamientos pero nunca nos fijamos en sus sentimientos, ni siquiera nos ponemos a su altura. Actuamos como pantalla y solo recogemos los bips que nos mandan desde aquellos muros via satélite, jamas nos hemos atrevido a desnudarles porque nos da pereza, estamos listos para apuntar libreta en mano y ansiosos por juzgar comportamientos que nos den la razón, pero no son esos los que una parte recibimos de ellos. Cometemos nosotros muchos más errores que ellos, muchos más.

Intento desesperado por salvar a Marcelo, prueba de fuego para que de una vez le demuestre sus sentimientos, necesidad de una seguridad que le corroe, falta de confianza o desconfianza, simple error de cálculo o treinta mil suposiciones que nos hagan elucubrar sobre el porqué. Que más da.
Los carroñeros acosamos como buitres noticias frescas de primera mano, soy el prime, yo se esto, pues yo me he fijado en esto, y ahora ella ha dicho esto otro, pues yo creo que...... Que más da.

Laura no nos intenta vender nada, somos nosotros los que picamos ante semejante realidad, y caemos una y otra vez en sus redes acaparadoras, nos pesca como pulpos y nos maneja a su antojo, nos saca de nuestras casillas para volvernos a enredar. Nos grita a nuestros oidos para que actuemos como resorte, nos chilla, nos toca, pero a ese SOS nadie le hace caso, ni siquiera Marcelo, vamos ciegos y por eso caemos una y otra vez en sus redes. Es la estrella, la luz que nos guia en esta edición. Ojalá y que entre Yago, ojalá y que entre Chari, para que esa estrella brille mucho más.

4 comentarios:

Mikaela-z dijo...

Buenas tardes.

Vaya, desde que esta mañana abrí el blog para leerte, querido Balzac, veo que todos hemso estado inmersos en la llegada de los reyes magos, que yo, a estas alturas de mi vida, es en los únicos que creo. Quizá porque hasta ahora no me han defraudado y también, por qué no decirlo, porque soy republicana de pro, y las monarquías me producen algo de urticaria, a no ser que sean monarquías fantásticas.

Laura no está embarazada, posiblemente; pero sí que puede estar preocupada. Contamos desde que terminço la regla, 3 semanas, pero no contamos desde cuando la empezó, y a veces, las reglas duran más tiempo del debido, por causas psíquicas, o duran nada, como le pasa a Marta.

Puede estar preocupada, insisto, a nada que se le este´retrasando un día, incluso unas horas, ya que su método anticonceptivo, mayoritariamente, ha sido el de la marcha atrás, y todos sabemos la cantidad de niños nacidos con el síndrome del cangrejo.

Si sumamos, todo el lío que lleva en su cabeza, más la posible salida de Marcelo, (está nominado, todo podría ser). Ella grita, pero sus grito es cassi imperceptible para ella misma.

Por supuesto, que es la estrella. Todos hemos visto otros grandes hermanos y hemos descubierto estrellas, que son protagonistas casi exclusivos, aunque el programa quiera que sean otros, o muchos detractores los busquen.

Siempre hay alguien que brilla con luz propia y no es conveniente entrar en debates, que sólo nos llevarían al bucle de la luciérnaga que descubriera Tomás Blanco.

Laura no está embarazada, pero está preocupada. Y de lo que sí se le puede acusar a Laura, igual que a Marcelo es de no haber utilizado los medios necesarios para que esta preocupación no tuviera cabida.

gambito de dama dijo...

Balzac, Yago tambien apuesta por Laura como virtual ganadora de esta edicion :)

Anónimo dijo...

Balsac,hoy me has tocado algo dentro, tambien veo la luz que despide laura,me encamta,cuando escribes con el alma en la mano.

Ánimo dijo...

Estoy leyendo lo atrasado y no puedo más que pararme aquí a dejarte mi aplauso por este escrito, Balzac. Es justo y necesario. Sí. Lo es.

Publicar un comentario